México pierde si no tiene tecnología propia

NFT. 24 de septiembre del 2002


Computadora del curso fase I y programador de GAL
No tienes que comprar un instrumento caro para programar, verificar y asegurar un GAL (Generic Array Logic), la computadora del curso fase I y su software envían las claves para fabricar tus propios chips en casa. De máxima utilidad en laboratorios, escuelas, universidades, etc. Otro diseño original de la familia Toledo.

A pesar de sus inmensos recursos naturales y el esfuerzo de sus conciudadanos, los gobiernos de América Latina nunca han sido capaces de alcanzar sus objetivos con sus propias fuerzas. La ciencia y la tecnología son el ente inmaterial que desdeñan por ignorancia, lo creen ajeno a su progreso y lo vislumbran demasiado lejos, ponderan con desafortunada insistencia en la naturaleza exógena de la actividad tecnológica con la económica, a pesar de que están dominados por una deuda económica, privada y poderosa, de la cual dependen en un grado jamás visto, para estar sometidos a su arbitrio, como resultado de un modelo económico que ha hundido a los países en la miseria, la inercia y el letargo.

Hoy «despiertan» de su indolencia para una «modernización», donde desperdician miles de millones de dólares en objetivos secundarios y en comprar computadoras extranjeras desechables, el gasto mínimo en la investigación de tecnología estratégica, ligada íntimamente al progreso del país refleja esta realidad, el promedio mundial de inversión en tecnología es de 2.3% del Producto Interno Bruto (PIB), solo Brasil se le acerca en 2.13%. Colombia, Chile y Venezuela gastan solo 1.61, 1.54 y 1.21% de sus respectivos productos internos, Argentina y México están relegados a 1.03 y 0.99% del PIB.

De estos tiempos de corrupción, incapacidad, rapiña e impunidad de gobiernos, que han venido saboteando las instituciones democráticas de América Latina, surge una rompedora tecnología desarrollada por una familia mexicana, mientras que los equipos informáticos a los que estamos acostumbrados se producen en grandes compañías, con plantillas de ingenieros doctorados en las más prestigiosas instituciones, Oscar Toledo Esteva y su familia trabajan silenciosamente y por cuenta propia, con un incansable espíritu de superación. No fueron arrastrados al siglo XXI como la mayoría de la población, entraron con naturalidad en esta nueva era sin traumatismos de adaptación, con la creencia bien fundada en realidades por haber diseñado un sistema entero desde sus cimientos, han generado nuevos conocimientos, innovaciones y propiedad intelectual como patentes, ellos son los únicos que crean y construyen la tecnología del hardware, el firmware y el software para computadoras evolutivas, como: el sistema operativo gráfico Fénix, el Navegador Biyubi que cambiará la manera como vemos y manejamos Internet, con el software integrado completamente en una nueva plataforma de computadoras de creación propia, convergencia de diez generaciones de computadoras con diferentes microprocesadores, diseñadas a través de los años, hasta llegar a la competitiva undécima generación de computadoras, con ergonomía simbiótica, costeable, útil, y cuyo manejo es de una facilidad incomparable.

Las computadoras de la familia Toledo aún en su estado de prototipo son revolucionarias y provocativas en su diseño y su manejo, pueden adoptar cualquier forma estética deseable en su presentación final al usuario. Creadas por el científico mexicano Oscar Toledo Esteva y su familia en su departamento de investigación científica, antes que muchas trasnacionales que deben su opulenta economía a la venta de computadoras tradicionales, que solo crean usuarios y no innovadores, se han vuelto tan ubicuas que no les prestamos demasiada atención, existen, sin embargo, diferencias notables entre las máquinas comerciales y la plataforma evolutiva Familia Toledo.

Solo manejando su computadora de última generación con su eficiente sistema operativo, se palpa su poder estratégico que da la fuerza para enfrentar grandes retos, capaz de convertir a México en una potencia mundial y que no se quede estancado comprando o maquilando productos foráneos. Importar una nueva tecnología dinámica, cambiante y fugaz e instalarla para adecuarnos todos, es pura ilusión creer en ello.

La Familia Toledo busca y trabaja la realidad para vivir en ella, demostrando que esta realidad es más excitante e interesante que la ficción sin sentido, preparan y fomentan el camino de una tecnología humanística para solucionar los problemas del mundo, en este consumidor esfuerzo han aplicado desde el bulbo termoiónico, el transistor, el circuito integrado y el microprocesador, con las ciencias de la computación, cruzando por las ciencias biomédicas, en un desafío de conocimiento y perseverancia, logrando sus portentos tecnológicos sin ningún apoyo, sin que les pese gastar todo su patrimonio familiar en crear la herramienta más poderosa que hombre alguno ha tenido, derivando más tecnología que las máquinas comerciales para apuntalar una nueva generación de computadoras de alta velocidad, ellos continuan ganando credibilidad con espíritu triunfador para recordarnos la esencia misma de nuestra existencia humana, son los verdaderos héroes de nuestro tiempo, sus armas no son la fuerza bruta y el temor, sino, la razón y los nuevos conocimientos, el enemigo de ellos no es el ser humano, sino la ignorancia, cuando ellos ganan, gana el mundo entero. Son hacedores, no ilusorios, y poseen las ideas y los recursos tecnológicos para hacerlas realidad, demostrando al mundo que un hombre y su familia hacen la diferencia.

 

Artículo anterior Artículo anterior Lista de artículos Siguiente artículo Siguiente articulo